lunes 22 de abril de 2019 - Edición Nº945
2 URBANOS » Opinion » 30 ene 2019

San Martín

130.000 hogares sin luz. Por Sebastian Libonati


Por:
Sebastian Libonati

45 grados de calor, estábamos trabajando, nuestros hijos estaban al lado de nuestra Escribanía, en casa, y se nos cortó la luz.

Arrancó un verdadero infierno, tuvimos que cerrar y no parábamos de transpirar, nos estábamos descomponiendo por la elevadísima temperatura.

Me pregunté porque? con la cantidad de dinero que pagamos de luz, 11.000 y monedas, la última factura, seguían los cortes.

Parece que lo de las inversiones de las empresas energéticas, son otra mentira más de Macri y Vidal, como las de qué ningún trabajador iba a pagar impuesto a las ganancias, que no iban a devaluar, que no iba a haber tarifazos, que la inflación no iba a ser un problema, que los docentes iban a ganar 40.000 pesos, pobreza cero y tantas mentiras más, que si tendría que enumerarlas, me tendría que quedar escribiendo toda la noche.

Gracias a Dios, justo nos llamó mi mamá (mi amada viejita Delia) y nos invitó a la pileta ... agarramos las mallas, los toallones y las ojotas, a oscuras, alumbrándonos con las linternas de los celulares ... pasamos a comprar unas gaseosas y unos jugos por el súper, llegamos, estaba todo impecable, el pasto recién cortado, el aroma a hierba fresca lo confirmaba, estaba el motor encendido y los filtros funcionando, lo que formaba pequeñas olas que parecían llamarnos como Sirenas, o sería mi cabeza que comenzaba a delirar por el lorca infernal ... envueltos en alegría, nos zambullimos casi todos al mismo tiempo ... de pronto, en un instante, el infierno se transformó en paraíso.

El agua estaba tibia, como la sonrisa que se reflejaba en los rostros de mi mujer y de nuestros hijos.

Hace un ratito, ya era de noche, mi amigo Eze, qué no es de mandar fruta, ni exagerar, publicó en nuestro grupo de WhatsApp de Las Heras Voley, que 130.000 hogares de la CABA y el Conurbano Bonaerense, seguían sin luz.

Volvimos a casa, nos sentimos afortunados, la luz había vuelto, aunque en muchas manzanas aledañas, nuestros vecinos (a los que conocemos de toda la vida) seguían inmersos en la más profunda oscuridad, por lo que nuestra alegría no era completa.

Encima se largó un diluvio y en las redes la gente empieza a subir imágenes de todos los barrios inundados. En la tele no dicen nada.

La luz al final del túnel, también se había cortado.

Sebastián Libonati

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS