lunes 08 de agosto de 2022 - Edición Nº2149
2 URBANOS » San Martin » 25 jun 2022

política

“Las organizaciones sociales estamos donde el Estado no llega”

Leonardo Rebolino es uno de los referentes del Movimiento Evita de San Martin y presidente del Instituto de Hábitat y Vivienda local. El debate sobre los planes y su regulación.


¿Que pensaste luego de los dichos de Cristina?

Nosotros tenemos un gran afecto y reconocimiento por Cristina. Es un debate de la política en general y bienvenido sea. Lo que la política tradicional no entiende es una realidad que se hizo presente hace muchos años y que las organizaciones sociales venimos construyendo hace más de 10 años desde la CTEP primero y con la UTEP ahora. Hay una organización comunitaria que nace desde la necesidad que provocó la desocupación y la marginalidad a la que el Estado no llega. 

¿Cuál es esa realidad?

Que hay más de 10 millones de personas que se inventan un trabajo porque la mayoría de ellos fueron descartados de los empleos formales y eso se debe fundamentalmente al proceso de concentración del capital y al proceso de tecnificación industrial. 

Pero lo que se pone en duda es la política de planes y de trabajo

La primera falacia es pensar que quienes cobran un salario social complementario no trabajan. Nadie puede vivir de 19 mil pesos. El salario complementa a otro ingreso.
Los compañeros trabajan en un montón de oficios, cooperativas de obras, servicios de limpieza, promotoras de salud, prevención en adicciones. Por ejemplo, en San Martín existen 4 jardines de primera infancia doble jornada gratuitos de los cuales uno lo desarrolla el municipio, otro el gobierno provincial y dos el Movimiento Evita en Chilavert y en Villa Concepción. Eso da cuenta de que estamos donde el Estado no llega. Es un círculo virtuoso donde generamos trabajo local, escolarizamos a chicos y chicas desde temprana edad y la familia puede trabajar.

¿Cuáles son los puntos en los que no se pone de acuerdo esa política tradicional con lo que ustedes plantean?

Es un sector trabajador que primero necesitan reconocimiento y eso lo hemos implementado a partir de la ley de emergencia social con el Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular que ya en todo el país tiene más de 4 millones de inscriptos. También proponemos una ley de monotributo productivo que tiene como principal objetivo que esos trabajadores puedan facturar sus trabajos, es decir, un piso mínimo de trabajo registrado.


¿En qué afecta a las organizaciones sociales que dejen de manejar los planes y estos pasen a la órbita del municipio?

No se trata de entrar en modo grieta, municipio versus organizaciones sociales. Tenemos que construir una solución mejor. Esa es otra falacia, los municipios tienen control y manejo de los planes. Acá en San Martin hay un ente ejecutor que ordena y les dan tareas a los compañeros. Es un tema muy complejo en el que primero se tiene que comprender cómo está estructurado ese mercado laboral que no es el tradicional donde existe claramente un empleador y un empleado. En la economía popular no hay esa relación tan marcada. Acá lo que, en principio, estamos discutiendo es cómo reparamos el tejido social que se rompió hace mucho, antes de (Fernando) De la Rúa, Néstor (Kirchner), antes de todos ellos. La descomposición social empezó con la última dictadura, se recrudeció durante el menemismo y se agravó con el macrismo.
Nosotros trabajamos con todas las organizaciones sociales, la iglesia, los curas villeros. Todos trabajamos intentando reparar el tejido social.

¿Esa recomposición social en qué estado está?

Es dinámica porque el proceso político y económico es muy cambiante en Argentina y el problema estructural no logramos modificarlo desde raíz. Ese tejido social no se recompone sólo con dinero. No es un problema meramente de ingresos. Las organizaciones sociales, las iglesias también tienen espacio de contención, tienen a quien llamar cuando hay un caso de violencia en el barrio, es una red que les permite canalizar un montón de conflictos que hay en el barrio.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias