miércoles 20 de octubre de 2021 - Edición Nº1857
2 URBANOS » Provincia de Buenos Aires » 15 sep 2021

educación - Moreno

Se graduaron los primeros arquitectos de la Universidad Nacional de Moreno

La carrera de Arquitectura de la UNM, que inició su dictado en 2015, ya cuenta con sus primeros 30 graduados y graduadas en completar el ciclo de 44 materias, incluyendo la práctica profesional y el taller de trabajo final, decisivo para su culminación.


El Arq. Daniel Etcheverry, Coordinador Vicedecano de la carrera, expresó su entusiasmo al respecto: “Hemos transitado juntos el primer ciclo de la Carrera de Arquitectura, pleno de emociones, situaciones y experiencias de todo tipo.  Todas enmarcadas en una etapa de construcción y crecimientos personales que han llegado exitosamente a su fin. Han sido las y los pioneros de esta construcción; siempre se lo hemos dicho, y todas y todos ustedes asumieron orgullosamente ese rol.  Juntos fuimos aprendiendo y ensayando; corrigiendo y mejorando a partir del intercambio y la escucha entre estudiantes y docentes que produjeron una sinergia virtuosa. Son las y los primeros arquitectos y arquitectas que harán que Moreno, nuestro territorio, sea mejor; aportando positivamente para un mejor hábitat, sostenible y sustentable desde los diversos espacios donde participen, sean públicos o privados. ¡Felicitaciones por lo logrado!”.

La carrera continúa avanzando y, a medida que se realicen instancias de evaluación final, habrá nuevos y nuevas Arquitectos y Arquitectas UNM. Además, en las próximas colaciones de grado previstas para este 2021, los primeros 30 egresados recibirán sus títulos habilitantes.

¡Arquitecto/a  yo soy! La palabra de los egresados

Valeria Peralta, Tomás Ramos y Sergio Lanciani son de la primera cohorte de egresados de la UNM y, en diálogo con La Gazeta, contaron cómo se sienten luego de graduarse.

¿Cómo te resultó el desarrollo de la cursada a lo largo del tiempo?

Valeria: – En febrero del 2015 hice el COPRUN y para abril ya me había anotado en todas las materias del primer cuatrimestre, comenzando así mi carrera.  Sobre la cursada puedo decir que si bien al principio tal vez es difícil adaptarse, con el correr del tiempo la carrera se volvía más y más interesante. Empezamos proyectando pequeñas ideas y con el correr de los años se suman distintos factores que van volviendo esas ideas en proyectos más reales. Con el tiempo también veíamos como cambiaba la Universidad, dado que todos los años siempre tuvimos la posibilidad de ver nuevos pabellones que se inauguraban y contábamos con más lugares para proyectar, o incluso exteriores en donde realizamos actividades que involucran el contacto con los materiales como el ladrillo o la madera.

Tomás: – Comencé a estudiar Arquitectura en la UNM en el año 2015, cuando se abrió la carrera. El desarrollo de la cursada fue intenso, muchas jornadas dedicadas pura y exclusivamente a la carrera. Muchos altibajos con respecto a entregas y parciales, como pasa en la mayoría de los ámbitos, de los cuales aprendí a manejar los tiempos para obtener buenos resultados generales. A medida que fue transcurriendo la cursada me encontré con características de la disciplina de las cuales me crearon expectativas por el desafío de estudiarlas e interpretar conceptos que ofrecía la arquitectura, las cuales fueron cumplidas e incluso sobrepasadas.

Sergio: – Me resultó muy enriquecedora desde muchos aspectos, no solo del conocimiento profesional sino también como persona, en esto colaboraron en gran parte los docentes que formaron no solo un buen grupo de trabajo, sino más un ambiente familiar donde se podía ir todos los días inclusive hasta más temprano para disfrutar de la jornada diaria sin problemas. Uno ingresa a la carrera teniendo las expectativas de generar un conocimiento sobre una profesión que le apasiona y al cursar los años te das cuenta que el conocimiento se cumple con creces y se llena de otros aspectos y valores sociales que refleja la cátedra, como compromiso, solidaridad, compañerismo, construcción colectiva etc.

¿Cuáles son tus sentimientos al lograr graduarte y además, ser uno de los primeros en terminar esta carrera en la UNM?

Valeria: – ¡Ser de la primera camada de Arquitectos de la UNM es un honor! Si bien durante todos estos años cursando sabía que un día llegaría ese día, fue emocionante verme a mí y a mis compañeros cerrar juntos un ciclo que empezó en el edificio Daract que apenas se había inaugurado, y estrenando año a año todas las materias en las que siempre éramos los primeros.

Tomás: – Son varias sensaciones las que experimento al recibirme, principalmente agradecido a toda la comunidad universitaria, familiares, colegas y amigos que son parte del logro, que en gran parte se convierte en la responsabilidad de ejercer la profesión con el objetivo de contribuir a un mejor porvenir de la sociedad sea en cualquier ámbito que me encuentre. Ser uno de los primeros graduados de la carrera de Arquitectura en la Universidad de Moreno significa mucho, es un hecho que en años posteriores va a tomar mayor magnitud y relevancia.

Sergio: – Como sensación final me genera un agrado increíble poder decir que tengo una carrera de grado que pude terminar, que en mi ámbito familiar no ocurre prácticamente. Siempre toda la carrera supimos que éramos lo que llaman punta de flecha en una carrera, que marcamos un camino a seguir y también sabíamos que el hecho de que se sustente en el tiempo una carrera que recién se abría en Moreno dependía mucho de nosotros, por eso también sentíamos un compromiso y una responsabilidad que nos queda marcado en los valores personales.

¿En qué consistió el proyecto que presentaste como trabajo final de la carrera?

Valeria:
 – Mi Trabajo Final de la carrera consta de un Proyecto orientado a una de varias temáticas ofrecidas por la cátedra, en mi caso elegimos abordar el tema de Educación. El programa a abordar englobaba una Escuela Primaria con seis niveles, complementada con gimnasio, comedor, áreas administrativas y exteriores. El abordaje a lo largo del año tuvo primero un análisis teórico en donde se indagó sobre la temática elegida y referentes históricos, y hacia al final del año se llegó hasta a una documentación de obra, en donde se detallan todos los planos que posibilitarían la materialización del proyecto.

Tomás: – Mi proyecto final consistió en el desarrollo completo de un edificio de vivienda multifamiliar con el enfoque en las presentes dinámicas sociales que inciden en el habitar cotidiano individual y colectivo. Para dar respuesta a ello, el marco conceptual abarcó la reinterpretación de patios, la flexibilidad en las configuraciones del espacio habitable y la vivienda colectiva como pieza de transformación en la ciudad.

Sergio: – En cuanto al último año y el trabajo final, creo que es el trabajo que más refleja lo que se avecina cuando uno sale a brindar un servicio para resolver una necesidad de la gente. En mi caso el proyecto al tratarse de viviendas, que es una tipología que me apasiona, en la cual se reflejan a flor de piel las necesidades diarias, me resultó muy gratificante realizarlo en un trabajo final anual. Permitió abarcar en gran medida todos los aspectos de un ejercicio profesional, por otro lado, llegando a fin de cursada y gracias al incansable apoyo y dedicación de los docentes, se ve la producción generada por uno mismo y se siente realizado, por más que el esfuerzo en el último año sea algo que nunca antes experimentamos, el resultado y la emoción de finalizar con un buen proyecto valdrá siempre mucho más.

¿Cómo es tu presente laboral y profesional?

Valeria:
 – Actualmente me encuentro trabajando en un estudio de Arquitectura de Interiores en la localidad de Hurlingham, donde proyecto espacios y mobiliarios. Haberme formado en la UNM me posibilitó contar con una base que hoy en día me es de mucha utilidad en relación a la situación laboral. Sobre todo en relación a los contenidos aplicados en el último año de la carrera en donde como Trabajo Final hay que poner en juego las ideas proyectuales junto al lado más técnico de cómo se va a construir lo que estamos pensando, aspecto que hoy lo aplico día a día en todos los trabajos que realizo.

Tomás: – Actualmente me encuentro a cargo de la oficina técnica en un estudio de arquitectura. Tener la universidad cerca me permitió desarrollarme profesionalmente desde casi los principios de la carrera.

Sergio: – Me dedico a la realización de documentación e imágenes visuales de proyectos. Si bien uno puede ya desarrollar trabajos de la profesión antes de recibirse, también se abre un panorama en cuanto a la oferta laboral cuando dejas de ser estudiante y cuando posees el título, entendiendo que en esta profesión uno nunca deja de ser estudiante.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias